Posteado por: alejandrors | 19 junio 2010

Érase una vez…

Bien parece, respondió Don Quijote, que no estás cursado en esto de las aventuras; ellos son gigantes, y si tienes miedo quítate de ahí, y ponte en oración en el espacio que yo voy a entrar con ellos en fiera y desigual batalla.

 Miguel de Cervantes

Para leer el periódico hoy, no solo había que tener paciencia a granel, pero lo más importante un hígado en perfectas condiciones; juraría que hoy he perdido al menos dos tercios a punta de derrames hepáticos. Dos sucesos en particular me han perturbado a lo largo del día, y por más que trato de borrarlos, más bien pareciese que entre más vuelta le doy, más ira me produce.

Sobre el FEES

Las Universidades públicas generan casi la totalidad de la investigación que se lleva a cabo en este terruño tan querido y poco progresista que es Costa Rica. Actualmente se lleva la negociación para aumentar el Fondo Especial para la Educación Superior, que a todas luces, es urgente aumentar. Por supuesto, ambos bandos, tanto las universidades como el gobierno, se van a los extremos opuestos. Bien es sabido que en Costa Rica hay de todo menos consenso, por lo que no debería ser sorpresa la radicalización del tema.

En la arista académica, las universidades lo presentan como el acabose. En parte tienen razón: la mayor parte del dinero se van en pagarle a los profesores e investigadores, los cuales –ya de por sí mal pagados comparado a estándares empresariales- tienen que trabajar con los pocos insumos y deficitaria infraestructura. La apuesta de CONARE y amigos fue un disparate: “exigimos que nos doblen el FEES en el próximo quinquenio”. ¿Qué tan descabellado puede ser pedir eso en un país de renta media, dónde –para nadie es un misterio- escasean recursos hasta para lo más urgente? Por supuesto que es impensable que el gobierno cedería ante tal postura. Si fuera una táctica de negociación hacía arriba (como la que hacen con los salarios), eso no les hizo ganar seguidores. Atizado por los últimos eventos relacionados con la opinión pública de la UCR (e.g. la quimera de la autonomía), eso cedió terreno fértil para que ocurrencias como las del Thelmo Vargas ganen seguidores: la imagen y credibilidad está dañada por unos cuantos chancletudos y revoltosos.

En la acera de enfrente, el gobierno sataniza el aumento y propone algo muchísimo menor en cantidad. Como dijo la señora viceministra, Velia Govaere: esto en realidad dice mucho de la visión de desarrollo que tiene el gobierno. Justamente (y yo diría que curiosamente) este debate se da con varios otros protagonistas de universidades privadas, en artículos que inclusive insinúan cosas como que el costo por estudiante en la academia privada es 7 veces menor que en la UCR. Dicen otros ilustres, que la UCR se convierte ahora en un refugio de estudiantes privilegiados que pueden costear estudios privados. Creo firmemente que la educación superior de calidad no se puede pagar, se debe merecer. Si hay algún problema de fondo por el tipo de estudiantes que se admiten, de acuerdo con su proveniencia, es un problema de la educación primaria y secundaria pública, no de la UCR. ¿Agua para sus molinos?

Sobre el cambio en los programas del MEP

Con bombos y platillos y como pómada canaria para paliar el déficit de personas iletradas/analfabetas (porque da lo mismo saber leer y no ponerlo en práctica, que no saber del todo) el MEP nos propone eliminar las lecturas “difíciles”, de modo que los pobres infantes de la patria tengan ahora una motivación para leer. Es lo más miope que he visto en años.

El problema no está en las lecturas: si leer por leer se tratara, bien harían en leerse “La Teja”, las tiras cómicas, o inclusive la Teleguía. El problema está en la visión cortoplacista. Como “ocupamos” que lean a como dé lugar, entonces mejor bajemos los estándares a la educación en vez de subir la calidad de los graduados. Es tan llanamente tercermundista que en este momento me contengo para no desfallecer mientras escribo esto, o bien, arremeter contra mi inocente teclado y lanzarlo como un bólido por los aires.

Mi intención no es que todos los bachilleres salgan amando la literatura. No. De eso no se trata. De la misma manera, trigonometría no se da en el colegio para que todos salgan amando las matemáticas. Tampoco se trata, como dicen algunos pobres de espíritu, de darles herramientas a las cuales puedan sacarle un provecho o beneficio inmediato y tangible. Se trata de crear personas madurez, con suficiencia intelectual y estructuras cognitivas que solo podrán crear si se exponen a ciertos contextos y retos. Se trata de generar estudiantes críticos, profesionales y académicos integrales para un mejor mañana; y estos no van a aparecer por obra de magia. La literatura es solo una arista de muchas otras, que en conjunción con un currículo integral, coadyuva a ayuda a formar a una persona con capacidad de síntesis, de análisis lógico, y con un alto nivel de criticismo.

Mi conclusión ante estos dos eventos, y tratando de discernir un eje común en la postura del gobierno, es que tenemos una visión demasiado cortoplacista. La investigación y desarrollo, aunado a la generación del conocimiento, es la única manera de salir del subdesarrollo. Graduar “cantidad” y no “calidad” no es un modelo sostenible; de la misma forma, no es sostenible pensar que la investugación y desarrollo son un gasto. Hoy se puede caer un puente, podrá haber puentes en mal estado, pero ¿qué será del mañana si seguimos siendo una mala copia del mundo desarrollo, y no creamos nuestro propio futuro? ¿Qué será del futuro si no somos dueño de él por ser esclavos del presente?

Como gobierno de país de renta media, sólo podemos y debemos invertir en las casas de enseñanza superior públicas; y como insumo, ocupamos desesperadamente producir ciudadanos críticos, que sólo podrá devenir de una reforma educativa integral en los niveles inferiores. Cualquier otra cosas es un ardid, que solo sirve a modo de parche en un ya deficitario sistema de enseñanza.

Debemos entender que la educación es integral. No se trata de que todos amen al Cervantes, a Cohelo, o a Stephanie Meyer. Se trata de enseñar a aprender, sin importar las herramientras. Es así dónde debe ir la reforma: no en bajar la calidad de la literatura per se.

Érase una vez, un libro…

Anuncios

Responses

  1. Hey Ale el blog esta super bn ordenado y aparte esta super cool…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: