Posteado por: alejandrors | 12 octubre 2009

Epifanía musical

A veces lo que más nos cuesta es resumir un conjunto de sentimientos en una palabra, o en pocas de ellas. Hacer una sola abstracción polifacética, un constructo superior. Ese simbolismo tan necesario y simple de seguir para los demás. Cuesta hacerse entender, dejar claras las intenciones variadas que se tienen en algo de brevísima longitud. Somos pajosos por naturaleza; se nos escapa la virtud cuándo más urgente es.

Estaba divagando, viendo las teclas con un aire de impaciencia. Evitando a toda costa hacer las tareas de la maestría, la cual categóricamente ignoro con cualquier sutileza. Disperso totalmente. ¿Cómo le pongo a la criatura? Volví la mirada por todos los rincones de la habitación, esperando a la Musa, a un Ángel de la Música, que tocara la puerta de mi recámara para traerme -ansiosa- la epifánica creación. Pero aparte del crí crí del grillo, el sonido del viento y molestas conversaciones de los borrachos de la calle de al frente, no había nada. No llegaba.

Volví a ver mi Zune con cierta resignación. Le di random. Estuve escuchando varias piezas, tan aleatorias como mis conversaciones con los contactos de MSN. Hasta que de un momento a otro salió Duran Duran con su ‘Ordinary World’. El Ángel de la Música, poseyó a mi pequeño reproductor para darme esa pista que faltaba, ese nombre tan necesario para poder empezar.

La palabra crea objetos, y qué tan cierto. Sin un nombre, por más charlatanería, divagaciones, babosadas y bulbuceos que traduzcan mis dedos, no sería nada. Un blog más. Un blog más a una colección casi infinita de “bloggers” que día a día suben toneladas de entradas. Pero ahora, entre retóricas, música, conversaciones, Facebook y mi taza de té a medio tomar, me siento orgulloso del poco esfuerzo que me tomó para bautizar al infante.

Con todavía cierto orgullo, pero más por aire de auto-bombo que otra cosa, quería escribir una justificación al nombre tan ‘genial’ que se me ocurrió. Mundo ordinario, mundo sin mayor extravagancia. Eso me dije a mí mismo y pareció resultar. Un compendio ordinario, una colección nada extravagante de cosas que pasan. Escribir, una cosa que pasa. Completamente con el mismo aire de aleatoreidad que nos rodea siempre. Vivimos en un universo cuya naturaleza aleatoria, impredecible, invisible, intanginble, nos lleva a lugares y situaciones imprevisibles pero que sólo podrían haber sido de esa forma. Lo mismo con este nuevo micromundo informático que vive en el web y en los dedos de un monigote que evade responsabilidades escribiendo lo primero que le llegue a las inquietas falanges. Así será mi blog.

Un mundo ordinario,  uno más en el firmamento de los blogs… uno más, ni uno menos, porque sólo así pudo haber sido. Su colección, aleatoria e impredecible. Lo único que por cierto tengo es que algo voy a escribir (a menos que vuelva en mí algún sentido de responsabilidad y termine mis trabajos). Mundo al fin, ordinario también. La ilusión de ‘mi mundo’, intitulado en “lingua franca” -por supuesto-, no se podía esperar menos.

Anuncios

Responses

  1. ale ud puede hacer en wordpress una lista de seguidores como en blogger p poder seguirlo?

    • Mmm mae no tengo idea. Soy nuevo en esto jajaja… pero así que sepa le digo, o pongo los feeds en Facebook. Es que ayer traté pero no me sirvió.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: